...

jueves, 5 de marzo de 2009

Spleen

Hoy me ha tocado participar (casi meramente como espectadora) en una conversación terrible. Imagínate, si ya existe cierta decadencia en hablar mal de una persona cuando está ausente, como será hablar BIEN de ella! Sobre todo cuando se trata de alguien de lo más mediocre cuya única virtud es no pretender esconder su maldita mediocridad! Es como si el único objetivo del desvarío en cuestíon fuera sentirse una persona armónica, altruísta y bondadosa que sabe reconocer las cualidades del prójimo de forma abierta. Fue realmente deprimente, me ha jodido la noche, y ya no me puedo dormir.

Que ganas de reventar algo! Todos esos miserables mensajes que nos llegan para no ser absorbidos por la masa sobre "ser uno mismo", "no dejarse arrastrar", "ser auténtico" son una puta mierda, una mentira auto-complaciente para tranquilizar la conciencia o la angustia de aquellos con pequeños brotes de individualismo. [pero que me estás contando, si es todo mentira!] Lo cierto es que no se puede ser uno mismo, y todos lo sabemos. Yo al menos no puedo, no puedo ser yo misma! Si me comportara de una manera auténtica tendría que hacer cosas que harían de mi el nombre de un nuevo trastorno de comportamiento, como Diógenes.
Para empezar, no me forzaría a relacionarme con gente que no me interesa y no tendría que disimularlo para no resultar hostil, daría mi verdadera opinión en todos los asuntos que se me plantearan, y cuando digo verdadera digo verdadera, esto es, con todos sus términos, sin traducción previa al castellano de secundaria, y vocabulario aparte, sintiéndome libre de hacer referencia a mil cosas que aunque nadie conozca son esenciales para el desarrollo del concepto demasiado-complejo-para-el-vulgo, de forma que los pocos que creyeran entenderlo lo habrían hecho mal; si se diera todo lo anterior la gente me odiaría, dirían que soy una pedante asquerosa, así que me aislaría socialmente, esto me llevaría buscar gente en otros círculos parecidos en los que me encontraría con personas igual de mediocres, entonces me abriría la cabeza contra un acantilado. Conclusión: si soy yo misma muero (o me matan).


No puede ser sano estar tan hastiada siendo tan joven. Ya sé que es imposible que la gente sea realmente tonta en general, pero ... qué coño me hace pensar eso continuamente entonces? Tengo yo el trastorno de personalidad?

Esto es un escupitajo escrito a las 2am, seguramente apenas se entiende algo, pero da igual, la cosa es liberar hastío para dormirme de una puta vez.

No hay comentarios: