...

domingo, 29 de noviembre de 2009

Te dije que podía flotar

No recuerdo muy bien donde estábamos ni con quienes estaba, me suena algo de un bosque y alguna persona de mi clase. Estábamos hablando y de repente yo me elevaba del suelo con una estela de colores a mis pies, como si pudiera ver mi aura. Daba vueltas sobre mí misma en el aire, como un pollo asándose. Sentía la energía bajo mis pies que me permitía flotar, era totalmente real. La energía venía de algún sentimiento extático como los que suelo tener cuando voy en el bus escuchando música, pero esta vez con una proyección de la energía y de la sensación mas potente. Es como si de verdad pudiera hacerlo en la realidad. Recuerdo haber dicho "por eso de pequeña decía que podía volar!". La estela de colores era impresionante.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Sinceridad blindada


Vale. Me he dado cuenta y lo reconozco: mi problema es que me creo más inteligente que todo el mundo. Si, ése -y no otro- es mi problema. El primer paso es reconocerlo, no? Pues ya está, ahí lo tenéis, lo digo abiertamente: me creo más lista que todo dios!
Lo que pasa es que en el fondo, fondo, fondo sigo creyéndolo.

martes, 24 de noviembre de 2009

Procuraré enloquecer



El 5 voy a ver a Prodigy a Burgos. Será estupendo!

domingo, 22 de noviembre de 2009

cosas de la grasa


La gente se lo toma fatal cuando expreso mi preferencia por cuerpos femeninos (sobre todo jóvenes) en los que no abunda la grasa. Me toman por una especie de nazi de la estética. Lo cierto es que no me gustan las barrigas ni los traseros gordos, y son cosas que simplemente no puedo pasar por alto. Es como maniático y mental, pero una de las razones es que una barriga es señal evidente de que su portadora lleva una vida extremadamente sedentaria- lo cual en el caso de los hombres se aplica igualmente y me resulta igualmente poco atractivo; y la razón principal es que un cuerpo gordo me resulta más femenino y me recuerda a las venus paleolíticas, que representaban la fertilidad.
Me han dicho que si engordara estaría mas buena, en más de una ocasión. Pero yo sigo queriendo estar más delgada, no quiero ser una maldita venus paleolítica, sabes? Para qué? Para que tengan más donde agarrar? Pues no, tío, no.
Además, la grasa entorpece tu movilidad, te vuelves lenta y más indispuesta a huír o defenderte. Con un cuerpo gordo en la flor de la vida, biológicamente parece que solo estás diseñada para estar tirada entre cojines todo el invierno pariendo y criando enjendros en una cueva. Vale, me estoy poniendo grotesca, pero joder, son mis impresiones y es mi blog!

viernes, 20 de noviembre de 2009

crisis terrorista


Claro, la cuestión es que me gusta encontrar problemas donde aparentemente no los hay, pero mi desacierto no es el de adoptar esa actitud sino hacia dónde y cómo la dirijo. Resulta que la dirijo hacia las miserables pequeñas cosas que unos días atrás taché de aburridas y de aburridos a aquellos que se interesan por ellas. Tal vez yo también esté haciendo el imbécil quejándome de las pequeñas cosas, pero también puede que no sea lo mismo. Puede que se trate de una reacción, de una necesidad de señalar la otra cara, o simplemente puede que se trate de querer joder y/o contradecir a la gente imbécil que encuentra que untar las tostadas en mantequilla por la mañana es místicamente estupendo o que fotografiar canicas y baldosas es visualmente poético.
Aunque ahora que lo pienso, no me quejo de cosas tan insignificantes al fin y al cabo, es sólo que a veces me quedo atascada en gimoteos no resueltos cuando me frustro.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Irvine wrote:

Hazel me dijo, justo antes de decirme que no quería verme más, cuando empecé a picarme por enésima vez: "Sólo quieres joder la marrana con las drogas para que todo el mundo piense lo profundo y lo jodidamente complicado que eres. Resulta patético, y es un puto aburrimiento."
En cierto sentido, prefiero el punto de vista de Hazel. Hay un elemento de ego en él. Hazel entiende de las necesidades del ego. Es escaparatista en un gran almacén, pero se describe a sí misma como una "artista del despliegue para el consumo" o algo así. ¿Por qué iba yo a rechazar al mundo, verme a mí mismo como mejor que él? Porque sí, por eso. Porque lo soy, me cago en Dios, y punto.
La consecuencia de esta actitud es que me han enviado a esta mierda de terapia/consejos. Yo no quería todo esto. Era esto o la cárcel. Empiezo a pensar que a Spud le tocó la opción blanda. Esta mierda me enturbia las aguas; confunde en vez de clarificar las cuestiones. Básicamente, lo único que pido es que cada uno se ocupe de sus propios asuntos y yo haré otro tanto. ¿Por qué será que sólo porque uno utiliza drogas duras todo quisque se cree con derecho a diseccionarle y analizarle?
Una vez que aceptas que tienen ese derecho, te unirás a ellos en la búsqueda de ese santo grial, esa cosa que te hace funcionar. Entonces les escucharás, y te dejarás embaucar hasta creerte cualquier teoría sacada del culo que escojan atribuirte sobre tu conducta. Entonces eres suyo, no tuyo; la dependencia se desplaza de la droga a ellos.
La sociedad inventa una lógica falsa y retorcida para absorber y canalizar el comportamiento de la gente cuyo comportamiento está fuera de los cánones mayoritarios. Supongamos que conoces todos los pros y los contras, sabes que vas a tener una vida corta, estás en posesión de tus facultades, etcétera, etcétera, etcétera, pero sigues queriendo utilizar el caballo. No te dejarán hacerlo. No te dejarán hacerlo, porque lo verían como una señal de su propio fracaso. El hecho de que simplemente elijas rechazar lo que tienen para ofrecerte. Elígenos a nosotros. Elige la vida. Elige pagar hipotecas; elige lavadoras; elige coches; elige sentarte en un sofá a ver concursos que embotan la mente y aplastan el espíritu, atiborrándote la boca de puta comida basura. Elige pudrirte en vida, meándote y cagándote en una residencia, convertido en una puta vergüenza total para los niñatos egoístas y hechos polvo que has traído al mundo. Elige la vida.
Pues bien, yo elijo no elegir la vida. Si los muy cabrones no pueden soportarlo, ése es su problema. Como dijo Harry Lauder, sólo pretendo continuar así hasta el final del camino…



Irvine Welsh, Trainspotting


Éstas sagradas escrituras contienen páginas realmente deliciosas que nunca, nunca, nunca me cansaré de rerrerrerreleer.

La droga más vulgar del mundo

Hace poco me pasó que, por pura inercia, me volví romántica una temporada. Lo de la inercia es lo que más me disgusta del asunto, porque podría haberme ahorrado perfectamente la agonía sin sentido que acompaña a lo romántico. Bueno, puedo decir que aquello fue un experimento, quise probar la droga más vulgar del mundo y lo hice. Y visto desde ahora me parece que, en general, hay cosas mucho mejores que jugar a Romeo y Julieta. Cabrones aburridos, todos!

sábado, 14 de noviembre de 2009

What The Pot...!

¡Qué asco! Esto parece un blog bohemio de mierda con tanto dibujito y confesiones estúpidas, aaaaargh. Odio que la gente saque fotos a la comida cuando se va de cena. En mi red social, tuenti, no hago más que ver millones de fotos de cenas y me espanto al ver el frenesí de la gente por inmortalizar momentos mediocrísimos como las cenas. Miles, millones de fotos de momentos en general estúpidos. Para qué malgastar espacio en la tarjeta de la cámara, en el ciberespacio, en mi retina? Aaaaah, por qué? por qué? sólo es una cena de gente (sub)normal y aburrida.

Tampoco entiendo ese afán por retratar "las pequeñas cosas" de la vida cotidiana: BASURA! Millones de fotos con necedades como pomos de puerta, iris de ojos, pies, la pata de un banco, una flor en un jarrón, farolas, paisajes urbanos aburridos ETC. Por dios, no es interesante! Es una mieeerdaa! Es una mierda porque se ha hecho demasiadas veces y porque es aburrido en sí y porque es vagancia creativa conformista pero pretenciosa! Además no puedo con esa tontería de "la importancia de las pequeñas cosas" ni con la gente a la que le fascinan. Las pequeñas cosas son eso, pequeñas, cómo van a ser más interesantes que las grandes cosas? Lo espectacular está en las grandes cosas, lo importante son las grandes cosas, lo fascinante son las grandes cosas! En qué piensa la gente cuando se pone a sacar fotos a las baldosas del suelo y a canicas de colores y a escribir sobre lo místicamente estupendo que es untar las tostadas en mantequilla por la mañana? Qué es, una manera de no pensar en lo importante y evadirse en munditos de fantasía insípidos e insustanciales de cuento infantil? Pues para eso mejor ir a la dreamachine HTML.

Giant salamander-like creatures loom over tiny humans by Kubin

martes, 10 de noviembre de 2009

Ink


Vale, lo reconozco, me gusta dibujar. Pero no pega con mi actitud proto-futurista-tecnológica- anti-artes tradicionales/artesanales o estupideces mías. He tenido que dibujar un montón ultimamente, y no me resulta particularmente tortuoso. Para mí tiene cierta carga libidinosa. Me estimula sugerir pómulos y contornear narices. Amo la cara de Gary Oldman, es mi muso por excelencia. Me gustan las caras, no puedo luchar contra mis fetiches. El dibujo es ... no sé, es forma/escultura por vena, quiero decir, es entender la forma y disfrutarla al máximo.

domingo, 8 de noviembre de 2009

dreamachine HTML

Claro, entonces si de repente digo que uso una dreamachine HTML, nadie tendría ni idea de qué estoy hablando. Qué tendrán que ver conmigo las personas que no usan una dreamachine HTML?
Es que me pongo a pensar y me digo "Tía, usas una dreamachine HTML... qué clase de persona usa una dreamachine HTML?" No conozco a nadie que lo haga.

DREAMACHINE HTML (abstenerse epilépticos)

Rez/Cowgirl


viernes, 6 de noviembre de 2009

yo apuesto por el pensamiento caótico


¡ES LA VITALIDAD! La vitalidad es la respuesta a todas mis preguntas! Si, estoy segura de que es algo de eso. Es una síntesis conceptual surgida de múltiples idas y venidas de 40 minutos en el bus y estoy segura. Porque yo a veces pensaba "de qué depende todo esto, enserio, de qué?! de qué? por qué tú esto y ese aquello y yo esto otro?! por qué?! y por qué hardcore digital y al mismo tiempo punk y techno de los noventa? y por qué clubs por un lado y calle por otro? y por qué dejo de hacer las cosas y ellos no? y por qué tanta música y gritos y persistencia en la búsqueda del desfogue? y por qué tanto odio a las substancias si en realidad lo que hay que hacer es saber usarlas para destapar más vitalidad? y por qué a veces siento real FRENESÍ descontrolado, verdadero éxtasis surgido de la nada!? y por qué querría alguien ser como Michael Allig o Genesis P Orridge?" Y en cuanto a vosotros, pretenciosos aversivos, que pasa, que estáis haciendo el tonto porque habéis fallado en vuestro intento de proyectar vitalidad, no? Ahora lo entiendo, me identifico con vosotros únicamente en la vitalidad, pero las formas que escogéis de usarla me resultan necias! Por eso no me convencía tomaros en serio pero tampoco ignorar vuestra existencia. Y por eso habemos sujetos frenéticos, propensos al éxtasis, nerviosos e inquietos... así que para qué hacer como que no está ahí? Para que hacerte la tranquila? porque NO! no lo estás! Y ESO ESTÁ BIEN! SIEMPRE HA ESTADO BIEN! ES REALMENTE ESTUPENDO!

yo apuesto por el pensamiento caótico, porque al final es más eficiente que lo formalmente estructurado, así sólo logras dejarte cosas importantes en el tintero y que cualquiera crea que puede entender lo que lee... y aún así también apuesto por no caer en lo lírico, porque es el invento más promiscuo y manoseado que existe en la auto-expresión y simplemente da asco, y hace que cualquier mediocre observador se de aires de poeta o persona pasional de vitalidad enclenque!

y ni si quiera voy a releer esto...

martes, 3 de noviembre de 2009

momento extático vespertino y leprosos monos

Describiré lo menos líricamente posible un momento de éxtasis que he tenido en el bus:

Eran las 3 de la tarde e iba de camino a la uni. Estaba nublado pero iba en manga corta. Iba poca gente en el bus. No llovía. Me recordaba a uno de esos días de verano bilbaíno en los que sabes que te espera una noche de juerga, un concierto o un festival fabuloso. Iba escuchando a los Cute Lepers porque me hacen liberar mogollón de endorfinas de felicidad cuando los oigo.

Y eso, tuve un momento de felicidad extática y fue estupendo.

Amo a los Cute Lepers. Está demás decir que besé al bajista, no? Y que el día que tocaron en Bilbao telonearon a los Buzzcocks, pero que yo solo vi a los Buzzcocks porque estaba demasiado ocupada bebiendo como para ver a los teloneros y que luego cuando fuimos con ellos a tomar algo después del concierto yo no sabía ni quien era qué ni que tocaban pero que molaban porque eran de Seattle y tenían un acento chachi? Si, no? está demás, pero me he acordado de todo esto y me ha hecho gracia y debe ser recordado.

Bailemos: