...

jueves, 26 de noviembre de 2009

Sinceridad blindada


Vale. Me he dado cuenta y lo reconozco: mi problema es que me creo más inteligente que todo el mundo. Si, ése -y no otro- es mi problema. El primer paso es reconocerlo, no? Pues ya está, ahí lo tenéis, lo digo abiertamente: me creo más lista que todo dios!
Lo que pasa es que en el fondo, fondo, fondo sigo creyéndolo.

No hay comentarios: