...

jueves, 25 de marzo de 2010

creativicidas

Ahora mismo no me interesa lo dramático. Ahora mismo lo dramático es algo personal que mantengo en privado, está en descanso mientras busco formas más originales de (auto)expresión.
También pienso que aquellos que desean manifestarse deben prescindir de lo dramático si quieren llamar la atención o diferenciarse ligeramente del resto de lamentos y gimoteos de jóvenes románticos. Lo dramático es un cliché, como lo romántico, lo lírico y lo poético, una total molestia para los que buscamos otros esquemas.

La gente escribe igual que en esos horribles ensayos que nos hacían analizar en lengua castellana del averno. Es como abrir un libro de texto y ahogarte en formalismos, recursos lingüísticos y demás horripilancias creativicidas.

martes, 23 de marzo de 2010

claridad



Enfrentarte a tus problemas significa llegar a casa y no encender el ordenador ni la tele, ni encenderte un porro, ni abrir una botella de ginebra. Significa no evadirte, y sentarte contigo mismo, sentarte a esperar a que el malestar se haga presente y dejarte poseer por él, intentar identificarlo, intentar ponerle nombres y en el mejor de los casos inventarle soluciones. Significa hacerlo todas las veces que sea necesario y que nadie tenga que hacerlo por ti.

Se trata de vegetar durante horas, es incómodo, suele serlo, pero también es liberador. Pensar sobre las mismas cosas una y otra vez hasta que empiezan a aflorar evidencias que antes parecían no estar ahí. Ésa es la única forma de hacerlo, de conseguir claridad y por lo tanto poder.