...

martes, 23 de marzo de 2010

claridad



Enfrentarte a tus problemas significa llegar a casa y no encender el ordenador ni la tele, ni encenderte un porro, ni abrir una botella de ginebra. Significa no evadirte, y sentarte contigo mismo, sentarte a esperar a que el malestar se haga presente y dejarte poseer por él, intentar identificarlo, intentar ponerle nombres y en el mejor de los casos inventarle soluciones. Significa hacerlo todas las veces que sea necesario y que nadie tenga que hacerlo por ti.

Se trata de vegetar durante horas, es incómodo, suele serlo, pero también es liberador. Pensar sobre las mismas cosas una y otra vez hasta que empiezan a aflorar evidencias que antes parecían no estar ahí. Ésa es la única forma de hacerlo, de conseguir claridad y por lo tanto poder.


2 comentarios:

Man On The Moon dijo...

Intento enfrentarme a mis problemas... pero, ¿realmente esta es la solución? ¿No es esto una clase de masoquismo en lugar de algo liberador? Me gustaría pensar que tienes razón, pero son tantos y tantos días enfrentándome a ellos y queriendo morirme que no estoy seguro ya de nada...

Jav Craig dijo...

La técnica de la vegetación no se aplica al mal de amores y ese tipo de problemas genéricos, aviso. Se trata de una sesión de introspección productiva, no de un momento melancólico de pasividad y autocompasión.