...

sábado, 17 de abril de 2010

Auto Oda


A veces, como en este momento, me emociono leyendo mis propios diarios (no blogs, sino diarios). Joder, que sabia soy, joder por qué seré tan lista, me cago en dios. Lo dijo la única psicóloga que me ha visto nunca (cuando me rajé el brazo para hacer un performance con sangre xD): gran capacidad de insight. Joder que si. Mis diarios son putos manuales de instrucciones. Reflexiones tremendas, verdaderos experimentos, bitácoras de un científico obseso! Lloro con las teorías que tenía a la tierna edad de 15 años! Fabulosas, daban en el clavo, fruto de una observación sensible y profunda! Lógico que no pintara nada en ninguna parte, rodeada de zopencos. Me emocionan tanto como oír a John Lydon llorar por su amiguito yonqui Sid. Odio el dramatismo, sé que lo odio, pero algunos días re-leer mis diarios es lo único que me quita las ganas de ahogarma con la almohada y lo único que me hace simpatizar conmigo misma. Joder...

1 comentario:

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Daría cualquier cosa por leer tus diarios...