...

jueves, 5 de agosto de 2010

Saber o no saber

Así como hay muchas cosas que entiendo y que puedo explicar perfectamente, hay otras que no llego a entender aún y que a la hora de explicarlas me vuelvo bastante inepta. Esto me quita credibilidad, porque respondo a ciertas cuestiones que ya tengo resueltas de una manera clara y convincente, pero hay otros asuntos mayores que se me escapan. Lo que hasta ahora comprendo ha sido fruto de larga introspección y reflexión, aunque a la hora de explicarlo a veces pueda parecer que me lo he inventado todo y me lo he aprendido de memoria. Eso es porque a veces doy a mis reflexiones forma de discurso o charla, y me las aprendo, porque realmente necesito usar las palabras exactas a la hora de reproducirlas, por eso necesito tanto el lenguaje.

Por ejemplo, sé el por qué de mi arrogancia, de mi apatía, de mi depresión; pero no sé como deshacerme de esas actitudes, simplemente no sé. No sé como modificar mi entorno para que este ya no me sea ajeno. No puedo ignorar el hecho de que no me siento identificada con casi nada (en mi entorno). Sé que tengo que encontrar alternativas, o más bien crearlas. Sé que la ignorancia es lo que te hace sufrir y que saber y comprender te ayudan a estar en armonía.

1 comentario:

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

El hecho de que conozcas tus debilidades es el primero y mas importante paso para irte puliendo. No es una labor de un díA, PUEDE LLEVARTE UNA VIDA.
YO NO SOLO ERA ARROGANTE, TENÍA UNA SOBERBIA VERGONZOSA Y AHORA, NO PUEDO DECIR QUE SOY HUMILDE PERO LO INTENTO Y POCO A POCO VOY SINTIÉNDOME UNA MÁS DE LA FILA, QUE ES LO QUE SOY.