...

jueves, 23 de diciembre de 2010

In Bisuts I trust

No lo entendéis. Los perros van a salvarnos del síndrome de Diógenes. Estaré medio sola (padre ausente) en casa por casi un mes, y cuando estoy sola tiendo a caer en la diogenización, es decir, no salgo, no como, no me aseo, no hablo, no interactúo etc., pero Bisuts, mi perra lazarilla, va a salvarme, porque tendré que sacarla a pasear y por lo tanto ver gente y perros e interactuar de alguna forma con el medio. Un gato nunca podría hacer eso por mi.

1 comentario:

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Actualmente convivo con gente diógénica y me cuesta adaptarme.
Solo me quedan dos opciones:
aceptar el caos doméstico o ponerme a limpiar y ordenar.
He optado por hacer lo primero y por lo menos no me canso.
Es realmente sorprendente para mi que he sido yonki y he conocido las profundidades del síndrome de Diógenes en su máximo esplendor, me relaje tanto ahora el órden y la limpieza.
Definitivamente es conveniente sabes vivir a gusto en cualquier circunstancia.
Te eché de menos en la conferencia de Mattin.