...

domingo, 10 de abril de 2011

Auditorium



Hoy hemos ido a la charla con algunos de los artistas de la nueva exposición. Escucharles hablar sobre su obra es bastante inspirador y hace que la figura de artista como entidad productora de mercancía inscrita en el sistema capitalista me parezca menos repelente. Fue muy interesante escuchar al sudafricano Kendell Geers hablar sobre su Akropolis Now, una escultura hecha a partir de una malla cortante usada en el apartheid y en Irak, entre otros, que emula las columnas del partenón ateniense. También fue divertido el discurso de Thomas Hirschhorn sobre su dilema como artista al haber firmado en contra de la edificación del museo Guggenheim de Abu Dhabi y encontrarse en esos momentos en otro museo de la misma fundación, y más gracioso fue la reprimenda por parte del coleccionista griego que apuntó que esas "no eran las formas" adecuadas de tocar el tema. También fue interesante su pequeño análisis sobre su instalación Caveman man, una cueva artificial forrada en cinta de embalar y llena de elementos alegóricos en su interior. Aunque sin duda lo mejor fue ver a Nate Lowman; si, he dicho ver, no oír, porque no sé muy bien lo que dijo, no le prestaba mucha atención, por una parte porque tampoco decía mucho, y por otra porque es guapísimo, o como dijo una compañera, es un Ken.

Iba a hacer la frivolidad de poner las dos primeras imágenes muy pequeñas y una enorme de la cara de nuestro Ken, pero me da pereza buscar fotos.

1 comentario:

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

¿qué significa ser un Ken?