...

viernes, 22 de abril de 2011

gray's grey

Ayer por la noche me desperté con las amígdalas hinchadas y pegadas, ahogándome; seguía soñando cuando me levanté desesperada buscando a alguien. Pensaba que estaba en una habitación diferente, con armarios y trastos que no me dejaban pasar. De pronto encontré el brazo de mi madre que me había escuchado desde el otro lado de la casa. Hoy hemos dado un paseo de rehabilitación yonki. Me ha sentado bien, y me he traído una rama a casa aunque aún no sé muy bien que voy a hacer con ella. Desprende un aroma agradable. Espero que no tenga bichos.
Tengo el cuello rígido, fiebre y placas en la garganta. Tampoco estoy muy bien de ánimos y no logro centrarme en nada productivo. GENIAL! Y me he hinchado a leer horóscopos de todo tipo esperando una señal universal. Ni siquiera debería estar aquí, debería estar haciendo trabajos y leyendo apuntes. MUY BIEN!

Me siento como Dorian Gray, sólo que sin cuadro y sin pacto con el diablo. Y con un hígado menos potente, desde luego. Jo, quiero ser inmortal. No preocuparme por el tiempo, y buscar el placer en lugar de la felicidad.

No hay comentarios: