...

lunes, 20 de junio de 2011

Apostasía al eterno monólogo

Me estoy dando cuenta de que mis colegas (artistas) producen un montón; dibujan, pintan, hacen esculturas, performances, fotos, vídeos y que no todos hacen un un montón de mierda, de hecho hay muchas cosas que me empiezan a gustar de verdad. Yo, sin embargo, apenas produzco. Rara vez dibujo, nunca pinto, si hago una escultura es siempre para clase y sólo hago vídeos y fotos (que es lo que más me gusta) cuando por extrañas fuerzas del universo (o cuando es para clase xD) consigo vencer la pereza y estallar en un arranque de creatividad.

Antes de la uni, antes de los últimos años de secundaria, solía dibujar mucho más, y por aquel entonces todavía era fiel a la noción de artista como productor constante de obra. Pero yo renuncié a esa noción antes de empezar siquiera. No sé exactamente en qué momento fue pero hice como una apostasía interior. A veces al ver a mis compañeros me dan ganas de volver atrás y recuperar esa noción, recuperar esa... ilusión? Pero no creo que pueda. Y sin embargo nunca he dudado de que este sea mi campo, eso siempre lo he tenido claro porque disfruto con esto y entiendo el lenguaje, es mi lenguaje también. Es solo que, como en todo, mi conexión con el arte es intermitente, inconstante, pero no por ello menos intensa. Muy de vez en cuando sufro espasmos brutales de creatividad y conexiones totales con el mismo.

No cojo un lápiz (para dibujar, escribir, hacer storyboards etc.) a no ser que tenga una idea genialísima que me quema el cerebro, y últimamente ni eso porque sé que por muy buena que sea no tendré disciplina para terminarla. No puedo proceder como veo que lo hacen mis compañeros. No puedo producir en tales cantidades. A veces siento que sólo trabajo con ideas y que no necesariamente disfruto llevándolas a cabo. Necesito trabajar en equipo, valerme de otros que sí disfruten con los aspectos técnicos y artesanales; y no solo como la única mente creadora, me gusta crear conjuntamente, es lo que me parece más excitante de todo. A diferencia de otros artistas, no podría soportar un eterno monólogo conmigo misma.

1 comentario:

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Yo creo que lo mas divertido es hacer penetraciones.
Es una manera poco trabajosa de hacer arte y consigues que te teman (un poco)