...

viernes, 22 de julio de 2011

Jägermeister molotov cocktail

Viendo South Park como una demente, bebiendo sopa e inhabilitada para salir al exterior. Ayer despedimos a Nessy y para relajarme estuve (a lo tonto) todo el día bebiendo. Para terminar, cuando ya se había ido, fuimos al Katu e invité a una ronda de licores pesados en su honor. Yo opté por una copa de Jägermeister después de haber bebido cerveza, kalimotxo y vino. Obviamente no fue una buena idea, más aún habiéndome olvidado de cenar. Al llegar a casa mi cama zozobraba y vomité uno de los cocktails molotov más asquerosos de mi vida. Era una mezcla entre todas las bebidas citadas y tarta de almendras que había engullido antes de bajar las maletas. Hoy no he podido ir al museo. Me duele la espalda y estoy nostálgica y de resaca.

1 comentario:

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

No creo que tener resaca sea el fin del mundo.