...

domingo, 2 de octubre de 2011

en torno a la posmodernidad II

(...) la modernidad deja de existir cuando –por múltiples razones– desaparece la posibilidad de seguir hablando de la historia como una entidad unitaria. (…) Así, Walter Benjamin, en un breve escrito de 1938 ("Tesis sobre la filosofía de la historia"), sostenía que la historia concebida como un decurso unitario es una representación del pasado construida por los grupos y las clases dominantes. ¿Qué es, en efecto, lo que se transmite del pasado? No todo lo que ha acontecido, sino sólo lo que parece relevante.

(…) Una vez desaparecida la idea de una racionalidad central de la historia, el mundo de la comunicación generalizada estalla como una multiplicidad de racionalidades "locales" –minorías étnicas, sexuales, religiosas, culturales o estéticas (como los punk, por ejemplo)–, que toman la palabra y dejan de ser finalmente acallados y reprimidos por la idea de que sólo existe una forma de humanidad verdadera digna de realizarse, con menoscabo de todas las peculiaridades, de todas las individualidades limitadas, efímeras, contingentes.

(…) El efecto emancipante de la liberación de las racionalidades locales no es, sin embargo, solamente garantizar a cada uno una posibilidad más completa de reconocimiento y de "autenticidad"; como si la emancipación consistiese en manifestar finalmente lo que cada uno es "de verdad" (en términos todavía metafísicos, spinozianos): negro mujer, homosexual, protestante, etc. La causa emancipante de la liberación de las diferencias y de los "dialectos" consiste más bien en el compendioso efecto de desarraigo que acompaña al primer efecto de identificación. (…) Vivir en este mundo múltiple significa hacer experiencia de la libertad entendida como oscilación entre pertenencia y desasimiento.

POSMODERNIDAD: ¿UNA SOCIEDAD TRANSPARENTE?, Gianni Vattimo

1 comentario:

BLANCA ORAA MOYUA dijo...

Muy bien escogido el texto.