...

martes, 1 de noviembre de 2011

Dilemas yonkis VI

Llegué a casa, como siempre, y tuve la lucidez de abrir la mochila y sacar las toallas y las cosas sudadas, ya que había salido directamente después de entrenar. Como siempre, engullí todo lo que consideradamente me habían guardado de la cena, que había sido un poco más exótica y consistía en tacos y nachos. Al parecer me lo llevé a la habitación y al despertarme por la mañana noté que las sábanas crujían y que yo me encontraba realmente mal. De pronto la cama dejó de dar vueltas y me puse a deambular por la casa. Al de un rato me di cuenta de que tenía la camiseta manchada con una especie de regurgitamiento, más tarde descubrí nuevos focos y mucho más consistentes: en la almohada, en la camisa grunge que uso para dormir, en el edredón ... lo del edredón ya no era un regurgitamiento, era vómito en toda regla, ésto último lo vi ya avanzado el día, ya que me daba miedo escudriñar entre las sábanas. ¿Cómo lo hice? Intento visualizarme vomitando dormida, debe ser grotesco.

1 comentario:

Carlos A. Páez dijo...

Y me quejo de despertar sentado, y no poder dormir :S