...

lunes, 5 de diciembre de 2011

– (…) Así y todo eres una persona seria, pero tu seriedad está ligada a lo que tú haces, no a lo que pasa fuera de ti. Te ocupas demasiado de ti mismo. Ese es el problema. Y eso produce una tremenda fatiga.
–¿Pero qué otra cosa puede uno hacer, don Juan?
–Busca y ve las maravillas que te rodean. Te cansarás de mirarte a ti mismo, y el cansancio te hará sordo y ciego a todo lo demás.
–Dice usted bien, don Juan, pero ¿como puedo cambiar?
–Piensa en la maravilla de que Mescalito jugara contigo. No pienses en otra cosa; lo demás te llegará por su propia cuenta.

CARLOS CASTANEDA – Las enseñanzas de don Juan

No hay comentarios: