...

domingo, 18 de diciembre de 2011

Hace poco estaba leyendo este libro sobre el guión, que decía que no es que los guiones de Hollywood fueran especialmente malos, sino que, debido a su producción acelerada, éstos no siempre estaban suficientemente trabajados antes de hacerse película. Tal vez por eso haya tantas películas basadas en novelas que resultan particularmente buenas, porque, independientemente de lo bien hecha que una película pueda estar, la coherencia y el enganche de la historia ya han sido trabajadas antes.

Me ha dado por pensar en esto al recordar varias películas basadas en libros que me han parecido particularmente buenas y creo que, de alguna forma, se intuía que que detrás del film había mas substancia por explorar, más información sobre ese mundo ficticio, y por lo tanto la lectura del libro se me hacía obligatoria-por no decir irresistible. Trainspotting, por ejemplo, es una película que adoro de principio a fin, también porque soy devota de Danny Boyle, pero los libros, por otra parte, son una delicia narrativa que no me canso de releer, también porque soy devota de Irvine Welsh. Creo que, en este caso, el hecho de que no pueda elegir es un síntoma de que se trata de una genial historia de un genial escritor, adaptada al cine por un genial director.

No hay comentarios: