...

miércoles, 25 de abril de 2012

Según mi experiencia, las emociones no pueden describirse con una sola palabra. "Tristeza", "alegría", "remordimiento", esos términos no me dicen nada. La mejor prueba de que el lenguaje es patriarcal quizá sea que simplifica demasiado los sentimientos. Me gustaría tener a mi disposición emociones híbridas, complejas, construcciones germánicas encadenadas, como "la felicidad presente en la desgracia". O esta otra: "la decepción de acostarse con las propias fantasías"
Middlesex – Jeffrey Eugenides

1 comentario:

Carlos A. Páez dijo...

"la decepción de acostarse con las propias fantasías"

Bien