...

martes, 12 de junio de 2012

Fin de la 4ª temporada

Estoy a punto de sufrir un esguince cerebral y un calambre espiritual. No lo entiendo. He estado tan dividida... o más bien trozeada, rallada, espolvoreada. No quepo en mi del desconcierto al releer todos mis alegatos hacia mis 4 años de carrera. Realmente se trataba de una repulsión fuertísima, nociva, que jamás imaginé susceptible de convertirse en lo que es hoy: una melancolía y un sentimiento de culpa galopantes. Ahora, a punto de terminar, he empezado a descomponerme. El mes pasado hicimos una reunión en petit comité con algunos amigos de la misma promoción que resultó ser muy entretenida y emotiva, porque era en cierta forma una despedida. Me lo tomé como una juerga de jueves de antaño, muy destroy. Pero a la mañana siguiente se me cayó el estómago al suelo y empecé a entenderlo todo desde una perspectiva totalmente diferente. ¿Qué he estado haciendo todos estos años? Repudiar a la gente de manera casi indiscriminada. Pero justo en la recta final, algo más tranquila, había empezado a desarrollar lazos más claros y significativos con algunos individuos, que lamento decir, no fueron tantos como podrían haber sido. De pronto no había tanta prisa por terminar, pero se estaba terminando. En alguna parte sonaron campanadas de muerte. El tiempo no era lo que parecía, la gente no era lo que parecía, y todo era mucho más hackeable de lo que parecía. ¿Qué gran fuerza superior era la responsable de este bloqueo? ¿Cómo se puede pasar de querer eliminar a la gente con disolvente a una situación de desesperado desarraigo comunitario y aprensión? Además el karma parece regodearse torturándome, dándome las últimas muestras de lo que podrían haber sido esos 4 años si hubiera adoptado esta actitud desde el principio. Estoy desconcertada, lo que dije simplemente no es compatible con lo que siento ahora. ¿Cómo pudo salir todo de la misma boca? –Ha habido un formateo repentino que se ha cargado todo el funcionamiento de mi sistema y ahora mismo estoy sufriendo un cuelgue muy heavy en el cual la única solución parece reiniciar el equipo.

Cuando me hacía todas esas grandes preguntas y exigía que alguien sabio las respondiera… en el fondo me refería a mi misma, pero a la misma de dentro de unos años, la que ya había experimentado. Por eso me encantaría haber sido criada por mi misma, por una bifurcación mía en el tiempo y el espacio como Buster Casey.

No hay comentarios: