...

lunes, 23 de julio de 2012

Me encontraba tan eufórico por lo que había ocurrido con Pattie –además de un poco borracho– que, de camino a casa, al volante del pequeño Ferrari Dino que acababa de comprarme, tomé una curva demasiado rápido en Clandon, choqué contra una valla y el coche volcó. No perdí el sentido, pero me quedé colgado boca abajo. De alguna manera conseguí soltar el cinturón de seguridad, salir fuera y, tras recordar que ni siquiera tenía carné de conducir, tomé la decisión de correr hasta casa e inventarme que alguien me había robado el coche. Así que eché a correr, aunque pronto me di cuenta de que iba en la dirección contraria, de vuelta a Londres.

A continuación pensé en esconderme, así que abrí una puerta que había en el seto; entré en lo que resultó ser un cementerio y me senté en una tumba. Después de un rato allí, resolví volver y aguantar el chaparrón.

Eric Clapton, Autobiografía

No hay comentarios: