...

lunes, 27 de junio de 2016

[100, -100]

En las relaciones interpersonales soy muy de empezar mal y acabar bien o de empezar bien y acabar mal, o de empezar fatal y acabar genial, o de empezar genial y acabar fatal. No tengo término medio.

viernes, 24 de junio de 2016

Elefante

Huí a una velocidad moderada. Definitivamente San Juan no es mi celebración. Tuve una noche agitada, soñé largo y angustioso, con bombardeos de cosas inocuas, una pelea entre dos elefantes hembra, moviles rotos y gente desentendida, apocalipsis, huídas, abuelas seniles. 

Elefante Fortaleza; fidelidad; buena memoria; paciencia; sabiduría; felicidad conyugal. El elefante blanco es solar. Budista: Consagrado a Buda. El elefante blanco se apareció ante la reina Maya para anunciarle el nacimento de un gobernante del mundo real. El elefante blanco es también la joya de la ley, el vahan del Bodhisattva; compasión; amor; amabilidad; Akshobhya va montado en un elefante. La piel del elefante simboliza la ignorancia. China: Fortaleza; sagacidad; prudencia; energía; soberanía. Cristiana: por ser enemigo de la serpiente, es símbolo de cristo pisoteando a la serpiente; castidad; benevolencia. Grecorromana: Atributo de Mercurio como inteligencia. Plinio sostiene que el elefante es un animal religioso que rinde culto al sol y a las estrellas, y que se purifica durante la luna nueva al bañarse en el río e invocar a los cielos. En el arte romano representa la longevidad, la inmortalidad y la victoria sobre la muerte. Hindú: Vehículo del dios Ganesha; la fortaleza de la sabiduría sagrada; prudencia; rango real; fuerza invencible; longevidad; inteligencia. Indra, el guardián de oriente, va montado sobre el elefante Airavata. El mundo está sostenido por elefantes.

Hoguera Fortalecimiento del poder del sol, especialmente en los solsticios, lo que es favorable para los poderes de la luz y el bien.

Diccionario de símbolos, J.C COOPER 


El sueño estaba cargado de angustia, era como una huída dilatada en el tiempo, me pareció largo y realista. Había inquietud en el ambiente. Era un constante "no puede ser que esto esté pasando". Creo que estaba en la playa, estaba oscureciendo, me daba cuenta de que había aviones sobrevolando la zona y lanzando cosas que, una vez caían, parecían muy inofensivas, eran como trozos de plástico de colores, ¿era una broma?, ¿o no? ¿había buen rollo o iba en serio? Las elefantas. Era de día, hacía sol, estaba en un campo abierto con alguien, no sé quien, íbamos a intentar acercarnos a la abuela de alguien, una señora de pelo blanco y corto que miraba algo desde su porche, ajena al ambiente de caos y confusión, de gente que más o menos huía también. De repente me daba cuenta de que se acercaba un elefante, pequeño y delgado, me moría de miedo pero aparentaba calma y me apartaba rápidamente. Después me daba cuenta de que en realidad éste estaba mirando de frente a otro elefante del mismo tamaño con el que claramente iba a enfrentarse. No sé por qué sabía que eran hembras. Creo que me iba antes de ver la pelea.

sábado, 11 de junio de 2016

Daddy not cool III, la mirada del psicópata

 
Oh no dios mío, oh no dios mío! LO HE VISTO! LO HE VISTO CLARO! SON ESOS OJOS! Son esos ojos vivaces y astutos pero enfermos y desconectados al mismo tiempo. Son exactamente los mismos ojos! Por alguna razón (vagamente inconsciente) después de mi última gresca emocional con un sociópata decidí ver Into the Abyss por enésima vez. Cada vez que la veo, no puedo evitar adelantar el documental hasta la entrevista con Michael Perry, un muchacho claramente psicópata condenado a muerte por un triple homicidio a los 19 años. En la entrevista con Herzog, Perry lo niega todo pese a las evidencias, y habla de “su caso” como un activista de Greenpeace hablaría de la lucha contra la caza furtiva de animales. Él creía en su inocencia, se había lavado el cerebro a sí mismo, realmente vivía su historia como su realidad.
   Cuando lo he visto esta vez esa mirada me ha resultado familiar. Y tengo que confesarme a mi misma que cuando lo vi por primera vez lo primero que pensé fue “por favor, que no lo hayan ejecutado”, y rápidamente googleé la información pertinente (le habían puesto la inyección letal en Julio de 2010, su última comida fueron tres tortillas de bacon y queso, tres enchiladas de pollo y queso y tres Pepsi, Cocacola y Dr.Pepper). Acto seguido lo puse como foto de portada en Facebook, y permaneció allí durante bastante tiempo aunque nadie lo conociera ni entendiera el mensaje. Lo reconozco: tuve un crush con Michael Perry, ese psicópata desconectado de la realidad y de sí mismo, y para alimentar este sentimiento (enfermo) vi varios documentales sobre mujeres que se casan con asesinos en serie y mantienen una relación a distancia con ellos en prisión. Todo me parecía muy divertido, no le daba más importancia porque al fin y al cabo siempre he disfrutado con documentales morbosos y totalmente jodidos. Pero volvamos a la mirada de Michael Perry y su similitud con la del último sociópata con el que me he involucrado. Ambas son perforadoras, son lascivas, son perturbadoras, son negras independientemente del color de los ojos, son depredadoras, están sedientas, y si te quedas mirando durante el tiempo suficiente te engancharán y te llevarán a algún lugar glorioso pero muy oscuro. Reconozcamos la carga sexual que hay en todo esto, vamos a llamar a las cosas por su nombre, no se trata simplemente de que por múltiples circunstancias de mi vida yo empatice con hombres más o menos perturbados, la realidad con la que me enfrento aquí es que la mirada esquizoide y lasciva del psicópata dispara mi líbido.
    A los cuatro años, cuando me enfadaba con algún adulto estando en casa de mis abuelos, iba al patio delantero y cavaba agujeros, los tapaba un poco con hojas o hierba y después invitaba amablemente al adulto objeto de mi odio a dar un paseo por la zona. Los llevaba de la mano mientras les daba conversación hasta que les hacía caer en la trampa. Más tarde me confesaron que sabían perfectamente cuales eran mis intenciones y que las trampas eran bastante poco discretas, pero que fingían torcerse un pie o tropezar para apaciguar mis rabietas. Cuando miro a los ojos de un psicópata siento una emoción parecida a la que sentía cuando caían en mi trampa, adrenalina, poder, recompensa. Pero, ¿a quien se le ocurre, de todas formas, seguirle el rollo a un niño de esa manera?, ¿qué lección le puede enseñar, qué herramientas le puede dar para resolver sus problemas emocionales más tarde en su vida adulta? El mensaje es “está bien que te enfades y también puedes vengarte”. Obviamente tuve que aprender por mi misma, muchos años después, que esa no era la mejor manera de gestionar la rabia. He intentado meditar con regularidad pero me duele la espalda, he hecho kick boxing durante unos años y lo único para lo que sirvió fue para volverme agresiva cada vez que bebía (y todavía pasa a veces), he intentado canalizarla usando chaos magick, pero no he sido muy constante. Y ahora mismo, cuando me atengo a las consecuencias de haber mirado por demasiado tiempo a los ojos de un psicópata, siento el mismo impulso de ir al patio delantero, cavar un agujero muy profundo, desbloquearlo e invitarlo a dar una vuelta…

Daddy not cool II

El otro día Veintidós de Enero aterrizó por fin en Barcelona y lo hice partícipe de mi telenovela vital, me faltaba cerrar el caso con su propia teoría. Retomando la teoría de mi atracción por "lo lejano" de Seis de Enero, Veintidós de Enero remarcó que desde pequeña he tenido una clara atracción por "lo espectacular" (o “lo no normal" o "lo no ordinario") y "lo lumpen" (o "lo liminal", "lo marginal", "lo excéntrico") y que tal vez esa era la razón por la que también los sujetos de mi adoración suelan ser más jóvenes, ya que esas cualidades son más susceptibles de ser encontradas en seres más inmaduros, en transición.

martes, 7 de junio de 2016

Daddy not cool

 
Para entonces ya había advertido un patrón parafílico y enfermo en mis relaciones, así que decidí hablar directamente con Veintiséis de Noviembre. “Me he estado relacionando exclusivamente con hombres que tienen movidas con sus padres, ¿tú crees que yo puedo tener un daddy issue también?” Obviamente ese concepto era demasiado gringo y estúpido como para resultarle familiar, “…que todos tienen malas relaciones con sus padres, ¿tu crees que yo también puedo tener algún tipo de cosa inconsciente con eso?, porque consciente está claro que no.”
     La lectura que hizo Veintiséis de Noviembre es que el hecho de que no fuera mi padre biológico quien me crió me hacía al fin y al cabo empatizar con estas cucarachas disfuncionales, pero que claramente yo no había sufrido abandono ni falta de atención (más bien lo contrario). Quise añadir que lo que me diferencia de ellos y lo que me quita puntaje de sociopatía es el hecho de que yo no tengo un trauma infantil y que tengo algo que los narcisistas malignos no tienen: autoconciencia. Éste análisis calmó bastante mi sed de insight, porque tenía bastante sentido.
 
 Aún así no pude resistirme a derivarlo a Seis de Enero, que no solo lleva el psicoanálisis en su idiosincracia, sino que además es intuitiva y me tiene calada. Seis de Enero le dio un giro al asunto, “Yo creo que tiene más que ver con el desarraigo en concreto que con el padre. Tuviste una figura paterna, tenés a tu padre biológico al que conocés, al que ves…me parece más importante vincular eso con el desarraigo geográfico y cultural, con eso de que te fuiste a una edad más o menos consciente y (ese sitio) es tu lugar pero de todas formas siempre tenés como una tendencia a identificarte con las cosas lejanas, y los psicópatas también tienen eso de lo lejano, de la distancia, del temor a la intimidad pura, a sentirse absolutamente cómodo en un lugar. A vos no te gusta estar cómoda en ningún lado, te da bronca, la comodidad no te gusta, te parece que hay algo que está mal, tenés como una paranoia con la comodidad emocional, en el momento en el que empezás a estar estable de todas formas tenés que hacer quilombo y no te cabe mucho eso. También está lo de la competencia, eso de ser internacional, de ser absolutamente comprensivo, ser el mejor con un reconocimiento muy abarcativo, son cosas que me parecen más importantes en tu carácter que específicamente tu papá biológico, me parece que es una predisposición que no se si fue de tu educación, de tu movimiento por el planeta, pero tenés algo de eso, yo lo identifico siempre con eso cuando tomás esas decisiones como embelesarte por un tipo como éste, siempre lo adapto a eso, a que son pibes que precisan mucha contención igual que vos pero sin embargo no quieren reconocerlo y quieren ser autosuficientes y quieren demostrar autosuficiencia aún dentro de la pareja que es el lugar donde uno más debería como aflojar y sentirse contenido y hablar de lo que uno más miserable es, tipo, lo que ya fue!”

Hay muchas cosas que me intrigan de ésta teoría; para empezar Veintiséis de Mayo y Dieciocho de Agosto ya me habían sugerido la idea del autoboicot, “Cada vez que vas a conseguir la estabilidad, no lo puedes soportar y…!”, y ahora Seis de Enero me dice que la comodidad me emparanoia. ¿Podría ser? Y, ¿por qué?. Lo único que se me ocurre pensando en esto y en mi ya imposible de ignorar atracción hacia lo prohibido, lo enfermo o lo dañino, es que estoy confundiendo el drama con la motivación o con la presencia de retos (o que soy una sadomasoquista incurable –tampoco sabría decir por qué), o porque también hay en mi personalidad ciertos rasgos narcisistas como el deseo de sentirme única y por lo tanto merecer cosas extrañas, curiosas, defectuosas, disfuncionales, el deseo de manifestarme como enfant terrible mostrando abiertamente que no participo del gusto general, que jamás va a satisfacerme lo que la sociedad tiene que ofrecerme, que no voy a ponerme a competir por cosas que no tienen valor para mi y así, a través de mis preferencias y elecciones, demostrar que yo estoy jugando a otra cosa.

O algo.

sábado, 4 de junio de 2016

viernes, 3 de junio de 2016

Me dan miedo, siempre mienten

No mires a los ojos de la gente, me dan miedo, siempre mienten. No salgas a la calle cuando hay gente, ¿y si no vuelves?, ¿y si te pierdes? Escóndete en el cuarto de los huéspedes, solas, a oscuras, no pueden verte. Seguro que en la calle ahora habrá gente, alguien te busca, alguien lo siente. Quédate a mi lado, no te marches más…
Mido el tiempo en cafeteras, la info fluye como diarrea.

jueves, 2 de junio de 2016

Viejos y calvos

Con mi hermana, skypeando sobre K-Pop, ella se quejaba de que no iba a poder ver a su grupo preferido que toca en París esta noche:

-Nunca los voy a poder ver, solo cuando sean viejos y calvos!
-Tranquila, ahora porque eres muy joven y no puedes, luego tendrás la edad pero no tendrás la pasta, y cuando tengas la edad y la pasta estarán viejos y calvos! :-)


miércoles, 1 de junio de 2016

Nihil-haiku

Envidio a la gente que tiene un único interés
O que sólo tiene que perfeccionarse en una cosa
A veces pienso que no puedo ser realmente megalómana
No tengo disciplina, ni siquiera se vivir de día